Mina Ratafía de magnolias

Fórmula única de Bellmunt de Priorat siguiendo las recetas originales de la gente del pueblo, elaborada con magnolias recogidas a mano: suave, tradicional y floral.

10,00 €

Mina Ratafía de magnolias Productos - todos
10 10 EUR
PL30

Ratafía Mina es la primera ratafía embotellada de magnolias recogidas a mano de Bellmunt del Priorat.

La tradición cuenta que se deben macerar pétalos frescos de la flor de magnolia en aguardiente durante 40 días, junto con otras plantas balsámicas y, endulzar posteriormente con azúcar. Estas flores tienen la peculiaridad de que sólo duran un día desde que se abren los pétalos y emanan un perfume muy especial.

Ratafía Mina bebe de esta tradición y los pétalos de magnolias maceran con flores de saúco y de naranjo, especias y nueces verdes en diferentes damajuanas al sol en el patio de la bodega. Se hace el coupage y se deja envejecer en madera de roble para redondear el producto. Es muy intensa y floral, con unas notas que sobresalen de magnolia, saúco y naranjo muy fragantes.

Es una ratafía más bien seca, con poco azúcar añadido y que quiere reinterpretar la tradición para acercar la ratafía a los gustos actuales.

ratafia-magnolies-priorat-lab

Descripción:

Ratafía Mina es la primera ratafía embotellada de magnolias recogidas a mano de Bellmunt del Priorat.

La tradición cuenta que se deben macerar pétalos frescos de la flor de magnolia en aguardiente durante 40 días, junto con otras plantas balsámicas y, endulzar posteriormente con azúcar. Estas flores tienen la peculiaridad de que sólo duran un día desde que se abren los pétalos y emanan un perfume muy especial.

Ratafía Mina bebe de esta tradición y los pétalos de magnolias maceran con flores de saúco y de naranjo, especias y nueces verdes en diferentes damajuanas al sol en el patio de la bodega. Se hace el coupage y se deja envejecer en madera de roble para redondear el producto. Es muy intensa y floral, con unas notas que sobresalen de magnolia, saúco y naranjo muy fragantes.

Es una ratafía más bien seca, con poco azúcar añadido y que quiere reinterpretar la tradición para acercar la ratafía a los gustos actuales.